¿FRUTOS SECOS Y EMBARAZO?

Si estás embarazada, debes saber que el consumo de frutos secos se ha asociado con menos problemas cardiovasculares, un menor riesgo de diabetes y cierta protección contra el deterioro cognitivo, entre otros beneficios para tu bebé. Pero a la lista de bondades que tiene tomar frutos secos también se une la mejora del desarrollo neuropsicológico. Estudios muestran que la ingesta abundante de nueces, avellanas o almendras en el primer trimestre de embarazo se asocia con una mejor función cognitiva, capacidad de atención y memoria de trabajo de los descendientes, que se ha comprobado a largo plazo. Estudios realizados a un grupo de 2.200 parejas de madre e hijo (proyecto INMA), fue que los bebés nacidos del grupo que había consumido una mayor cantidad de frutos secos durante el primer mes de embarazo tenían mejores resultados que el resto.
Los resultados de estos estudios, sugieren que la nutrición materna es un factor determinante para el neurodesarrollo con consecuencias a largo plazo, como el rendimiento en la escuela o tener menos problemas de aprendizaje. Los beneficios asociados a los frutos secos se deben a su alto contenido en nutrientes como el ácido fólico o los ácidos esenciales omega-3 u omega-6, que tienden a acumularse en las áreas frontales del cerebro, relacionadas con las funciones ejecutivas y de memoria. Pero es importante recordar que, para que la alimentación sea saludable, es necesario seguir un patrón dietético que, en conjunto, vaya en la buena dirección. Comer frutos secos, si el resto de la dieta es un desastre, no sirve de mucho.
En concreto, los investigadores comprobaron que aquellos casos en que las madres habían consumido en torno a tres raciones semanales de 30 gramos en la primera etapa de su embarazo, presentaban, en el estudio de la función cognitiva, tres puntos más que los del grupo de bajo consumo.
Open chat
necesitas ayuda ?
hola
necesitas ayuda